Chikumbutso significa «recuerdo» en Chichewa, la lengua que hablan nuestros compañeros de la ESIL. El nombre se lo puso su abuela para acordarse de la madre que no conoció y de un padre que nunca tuvo.

Chikumbutso se crió en una de las casas de huérfanos de Sementes de Amanhã y hoy, con 13 años, vive en la ESIL gracias a la ayuda de un donante anónimo que ayuda a pagar su comida hasta que el huerto escolar sea capaz de autosustentar la escuela.

Le apasiona dibujar, sobre todo motivos africanos para las capulanas y siluetas de animales. Gracias a las donaciones de las familias de Santa María del Mar, Chikumbutso disfruta de las pocas horas de la tarde que le quedan libres después de la limpieza del colegio y del trabajo en la huerta, para desarrollar su afición.

Como el año pasado, queremos enviar materiales a nuestro colegio hermano. La campaña está abierta del 11 al 15 de junio y en cada aula hay una caja esperando vuestras aportaciones.

Gracias en nombre de Chikumbutso y de toda la ESIL.

Please follow and like us: