En el día de ayer, se celebró como cada año, la tradicional Merienda Solidaria. Un proyecto escolar, en el que toda la comunidad educativa dedica su tiempo, de forma altruista y generosa, para ayudar a quienes más lo necesitan. Como los otros años, este curso seguiremos apoyando a ENTRECULTURAS, que trabaja con el Servicio Jesuita al Refugiado (SJR) en más de 50 países. Su misión es acompañar, servir y defender a personas en una situación de vulnerabilidad extrema.

Una vez más, la creatividad de los productos, la solidaridad, el compromiso por un mundo más justo, la ilusión del trabajo compartido y todos los valores que nos identifican como comunidad, han hecho de este día, una jornada inolvidable. 

¡GRACIAS POR VUESTRO COMPROMISO, ESFUERZO Y CARIÑO CADA AÑO!