Durante el puente de las Letras Galegas un grupo de personas de la Comunidad Apostólica y de la Comunidad Ignaciana de Madres y Padres peregrinaron a Loyola. Además de visitar, conocer y disfrutar juntos de un lugar con tan profundo significado para la Compañía de Jesús y para toda la familia ignaciana, hubo tiempo para compartir momentos que convirtieron la peregrinación en una experiencia espiritual muy reconfortante que ha abierto un marco donde caminar juntos con mucha ilusión.